Las puertas automáticas se han convertido en un elemento indispensable en todo tipo de edificios, desde oficinas y comercios hasta hospitales y aeropuertos. Sin embargo, su impacto ambiental no debe pasarse por alto. Es por ello que cada vez más empresas del sector apuestan por materiales sostenibles en la fabricación de sus productos. Hoy, en el blog de Martín Vecino, hablamos sobre materiales sostenibles en las puertas automáticas.

Materiales sostenibles en las puertas automáticas

La sostenibilidad se ha convertido en una prioridad global, impulsada por la creciente preocupación por el cambio climático y la escasez de recursos naturales.

Así, las puertas automáticas, representan una oportunidad significativa para implementar prácticas sostenibles. Al elegir materiales ecológicos, los fabricantes pueden reducir el impacto ambiental de sus productos, promoviendo al mismo tiempo la eficiencia energética y la durabilidad.

Por un lado, está el aluminio reciclado. Este material es ligero, resistente y duradero, además de ser 100% reciclable. Su uso en puertas automáticas reduce la necesidad de extraer aluminio virgen, lo que significa un menor consumo de energía y una menor generación de residuos.

Por otro lado, la madera certificada. La madera procedente de bosques gestionados de forma sostenible es una opción cada vez más popular. Este tipo de madera garantiza que los bosques se talan de manera responsable y que se replantan nuevos árboles.

Además, está el plástico reciclado, una alternativa económica y sostenible a los plásticos vírgenes. Algunos tipos de plástico reciclado, como el PET, son muy resistentes y duraderos, lo que los hace ideales para su uso en puertas automáticas.

Finalmente, el vidrio reciclado se está convirtiendo en una opción popular para las puertas automáticas, especialmente en edificios que buscan una estética moderna y transparente. Hoy en día, existen modelos con varias capas de acristalamiento, que reducen la pérdida de calor en invierno y la ganancia de calor en verano, lo que se traduce en un menor consumo de energía para climatizar los edificios.

Alternativamente, se está experimentando con compuestos de fibra natural que proporcionan materiales ligeros, pero fuertes y resistentes.

Por todo ello, el uso de materiales sostenibles en las puertas automáticas reduce el impacto ambiental, preservando los recursos naturales y mejorando la calidad de vida.